sábado, 29 de diciembre de 2012

Acupuntura para niños


Las técnicas de acupuntura se pueden emplear a partir de los 4 ó 5 años.
Sin embargo podemos encontrarnos con un problema: los niños y su "miedo" a las agujas.


Para los niños, las agujas que se emplean son lo más fino posible para evitar dolor, con una profundidad superficial y además, el tiempo de retirada es anticipado al adulto, ya que sus cuerpos responderán antes a un menos estímulo al tener cuerpos más activos.
En niños se emplea por ejemplo para enfermedades como:
Fortalecer su sistema inmunológico y prevenir enfermedades, curar la indigestión, asma, gastroenteritis, ayudar a disminuir el dolor, ya que actúa estimulando la producción de endorfinas y serotonina en el sistema nervioso central, baja la fiebre y disminuye el reflujo.También es útil en problemas del sueño, efectiva en las Infecciones en la piel, problemas de conducta, disminuye el estrés y la ansiedad por la producción de endorfinas al manipular las agujas...

Podemos tranquilizar al niño advirtiéndole de que es una técnica que no duele preparada para hacerle sentir mejor. La sesión de acupuntura comenzará primero midiendo el pulso del paciente y la energía de este (insuficiencia o no) a través de la lengua. Podemos determinar el comportamiento del niño, analizar su entorno, y así poder localizar los puntos en los que hay que introducir las agujas.

Esta técnica ayudará al crecimiento del niño porque previene enfermedades, activa la circulación, desarrolla los músculos,...

Para tratar algunos malestares comunes en los niños más pequeños se realizan ciertos masajes, por ejemplo:
Conciliar el sueño: Para lograrlo se debe realizar un masaje en dirección de las agujas de un reloj en los pequeños huesos de las pantorrillas y luego en las palmas de las manos.
Si el niño tiene dolor de garganta: masajear en la punta de los pulgares. Efectuar los movimientos unas cincuenta veces en el sentido de las agujas de un reloj.
Diarrea: Dar masajes en la parte del vientre situada debajo del ombligo en el sentido inverso de las agujas de un reloj.
Si llora mucho durante la noche: los masajes se enfocarán desde la raíz de la nariz subiendo hasta la parte más alta del cráneo.
Para dolores tan comunes en la infancia como el de dientes, se realiza un pequeño masaje en la mano entre su pulgar y su índice (50 veces).
Combatir el estreñimiento con un masaje del vientre debajo del ombligo (50 veces), en el sentido de las agujas de un reloj.
Ya para terminar, si los padres optan por la acupuntura para ellos y/o para sus hijos, es recomendable que busquen instituciones y especialistas certificados, que tengan amplia experiencia y claro que cumplan con las medidas sanitarias

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada